Si estás de vacaciones en Praga y te apetecer salir de la capital por un día no hay mejor opción que Kutná Hora, que está situada a tan solo 90 km. En una hora llegarás a un lugar bastante pequeño pero no por ello menos interesante; ya que, tiene un gran valor histórico y varios monumentos que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. Por ello, esta acogedora ciudad se le denomina “la caja de tesoro del país”.

Tiene una amplia gama de posibilidades turísticas (por un lado la ruta de los viñedos de Sukov; y por otro lado el Balneario Podêbrady) pero destacamos tres interesantes obras arquitectónicas:

La iglesia de Santa Bárbara  no es de extrañar que se encuentre en el centro histórico de la cuidad, ya que dicen que es el símbolo de Kutná Hora, por lo que es una parada obligatoria. Fue construida a finales del movimiento gótico, concretamente en el siglo XIV. Si quieres presumir de haber visto una de las iglesias góticas más bellas de Centroeuropa, no te lo puedes perder.

La iglesia del Monastario Cisterciense de Sedlec es una construcción gótica de gran tamaño que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Por lo tanto, también es una parada interesante, ya que está a tan solo 4 km del centro, en el barrio de Sedlec.

El Osario de Sedlec se encuentra cerca del anterior monasterio, justo debajo del cementerio de Todos los Santos. Por motivos religiosos se convirtió en un prestigiosos lugar para enterrar a los seres queridos. Debido a que se produjeron muchas muertes a causa de guerras y enfermedades, hubo un problema de espacio y de ahí surgió la idea de construir este enorme osario para almacenar todo los huesos. Lo curioso y tétrico del lugar es que no sólo es un almacén sino  que se crearon todo tipo de ornamentaciones y decoraciones con dichos huesos.

Como una imagen vale más que mil palabras aquí tenéis las fotos de la experiencia que vivió un grupo de chicas.