Para la gente que busca salir del bullicio y ajetreo de la ciudad y desea tener una autentica experiencia Checa, no dudaría en recomendar Karlstejn, un lugar ideal.

Karlstejn se encuentra a sólo 32 kilómetros de la Praga. El tour nos llevará rodando al sur en compañía del rio Vltava, mientras podemos admirar el impresionante y hermoso paisaje rural. Ideal para recorrer en bicicleta.

Una vez en Karlstejn es imprescindible visitar el impresionante castillo medieval que ocupa un excepcional lugar entre los demás castillos checos. Fue construido por el rey checo y emperador romano Carlos IV como dependencia para depositar los tesoros reales y recopilaciones de las santas reliquias y las joyas de coronación. Fue uno de los sueños del Emperador Carlos IV, rey de los bohemios. También resulta muy impresionante la ordenación de los edificios del castillo desde el poblado al pie del castillo hasta los palacios imperiales, sobre los cuales se alzan las torres que le asombrarán por su sofisticación.

¡Venga al castillo más visitado de Chequia y descubra los tesoros que ha guardado durante siglos!

Finalmente un tren nos llevará de vuelta a Praga.

Una visita obligada, sobre todo a los amantes de la bicicleta donde el cansancio no tiene lugar.